Extensiones de pestañas. Mi experiencia y opinión

Extensiones de pestañas. Mi experiencia y opinión

Hoy dejo las recetas a un lado y vengo a hablaros de belleza. No soy excesivamente coqueta: en el día a día me maquillo poco, soy dejada con las uñas, intento acordarme cada semana de exfoliarme la piel y ponerme mis mascarillas, pero no es un ritual. Aunque me encanta mimarme, nunca he invertido dinero en limpiezas faciales ni en sesiones beauty. Sin embargo, siempre ha habido algo que me he querido hacer… ¡las extensiones de pestañas!

Y es que ser rubia natural mola, pero tiene el handicap de que si quieres que se te vea algo de pestaña tienes que ponerte máscara sí o sí (adjunto foto con los ojos sin maquillar), aún teniéndolas aceptables de volumen y largo. Tras mucho meditar y mucho buscar, encontré a una chica que ponía extensiones de pestañas en mi ciudad y que me encantaban los resultados que veía en sus fotos. Y me di el caprichazo: No una, sino cuatro veces. En el post de hoy os cuento mi experiencia con las extensiones de pestañas y los tres rellenos que me hice, los pros y los contras y algún consejillo más. Espero que os guste.

Mis pestañas no son cortas, pero son tan rubias que no se ven si no las llevo maquilladas.

¿Cómo se ponen las extensiones de pestañas?

Las extensiones de pestañas se colocan con un pegamento especial que no supone ningún peligro para nuestros ojos, y se ponen pelo a pelo sobre nuestra pestaña natural. Las pestañas que yo me puse eran sintéticas. La chica que me las puso me recomendó que la semana previa a la colocación no me maquillase los ojos para acudir a mi cita con el máximo de pestañas posible y, así, poder poner más cantidad de pestañas.

El procedimiento no es doloroso, solo que puede hacerse incómodo ya que tienes que estar una hora con los ojos cerrados y puede molestar si entra algo de pegamento.

¿Cuánto duran las extensiones de pestañas? ¿Cómo cuidarlas?

El ciclo natural de la pestaña es de unas tres semanas, por lo que aproximadamente las extensiones duran 21 días perfectas. Una vez pasado ese tiempo, tienes que acudir a que te rellenen los huecos colocando más pestañas. Yo me hice tres rellenos, uno de ellos con volumen porque coincidía con las fiestas navideñas y quería verme con más pestañas (cuidado, es adictivo).

Lo principal para cuidar las extensiones de pestañas y que nos duren: no frotarnos los ojos (cuando te seques la cara, hazlo a toquecitos y no frotando con la toalla ya que se quedarán enganchadas); no usar productos con base oleosa como pueden ser desmaquillantes o máscaras de pestañas, mejor usar aguas micelares o jabones suaves; desmaquillarte con tissues en lugar de algodones; y evitar saunas.

Además, me recomendaron no mojarme los ojos las primeras 24 horas tras habérmelas puesto.

Al día siguiente de ponérmelas amanecí con el ojo rojo y me molestaba. La chica que me las puso me recomendó que me pusiera suero, pero lo dejé estar y desapareció a lo largo del día.

¿Dónde me las puse? Extensiones de pestañas en Huelva

Cuando tuve claro que quería probar las extensiones de pestañas, estuve varios días buscando sitios en Huelva donde las pusieran. Encontré el Facebook de Huelva Lashes María Pérez y me encantaron las fotos y los resultados. Les escribí para pedirles cita y me aconsejaron que no me maquillase los ojos los días previos a la colocación para poder tener más cantidad de pestañas naturales en las que poner extensiones. Me he hecho tres rellenos con María y quedé contentísima, siempre las recomiendo.

Cómo quitar las extensiones de pestañas en casa

Y llegamos a la peor parte: cuando decidí dejar de llevarlas. Las extensiones se van cayendo poco a poco, yo estuve dos meses hasta que ya no tenía ninguna. Esto es incómodo ya que tienes calvas (en mi caso, más evidentes porque soy rubia y tengo las pestañas muy claras) y si te maquillas con máscara quedan raras, algunas pestañas más largas que otras, grumos y pegotes.

Para acelerar la caída de las extensiones me puse cada noche aceite de ricino, que además de ayudar a retirarlas sirve para hidratar y cuidar las pestañas naturales.

Así de divinas llevaba las pestañas. Un gustazo.

¿Las extensiones de pestañas han estropeado mi pestaña natural?

En mi caso, no. Yo me aseguré de ponérmelas en un sitio de confianza, pregunté por las técnicas y tuve la certeza de que tenían los conocimientos y de que los productos eran de buena calidad. Mis pestañas a día de hoy (que ya no llevo extensiones) son las que eran antes, y sigo cuidándolas a diario con aceite de ricino para que estén hidratadas y fuertes.

Mi opinión final sobre las extensiones de pestañas

Tras mucho pensarlo y al final animarme a hacerlo, he de decir que me ha encantado llevar las extensiones de pestañas. Las principales ventajas son no tener que maquillarte cada mañana (yo solo usaba un poco de corrector y colorete) y estar divine desde que te levantas y hasta en el gym. Los contras son el gasto económico cada tres semanas y que quizás estaba un poco más perezosa a la hora de maquillarme con sombras o hacerme looks más especiales.

Y tú, ¿te animas a ponerte las extensiones de pestañas? ¡Cuéntamelo en comentarios o en mis redes sociales!

 INSTAGRAM: @daliablog

 FACEBOOK: Dalía Ramos Blog

 CONTACTO: daliaramosfitness@gmail.com

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies